Las pruebas físicas en la Oposición a Policía.

Consejos – Introducción

Un aspecto fundamental que debéis abordar en vuestro camino para ser policías es la preparación de las pruebas físicas del proceso selectivo. A día de hoy, será el primer escollo al que deberéis enfrentaros en ese duro camino y para resolverlo con garantía será necesario llevar a cabo una preparación adecuada.

Lo más importante que hay que tener en cuenta en esta prueba es la constancia y planificación. No valen los atracones de última hora ni dejarlo todo para el final. Debemos en primer lugar conocer a nivel físico cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles de cara a la pruebas. En base a eso habrá que diseñar unas líneas de trabajo encaminadas a mejorar en aquello que se nos dé peor y mantener o perfeccionar aquello que se nos dé mejor.

Es curioso que en muchos casos, los opositores pecan de entrenar demasiado. El entrenamiento es un aspecto importante del éxito, pero igual de importante que son el descanso y la alimentación. Debemos respetar la capacidad de asimilación del organismo y la adaptación de sus estructuras, porque si no lo hacemos será sencillo caer en lesiones continuas o en un sobrentrenamiento que haga disminuir mi rendimiento físico.

Es habitual, principalmente cuando se acerca la fecha del examen, querer entrenar más y más pensando que así llegaremos en mejor estado de forma, sin embargo, nada más lejos de la realidad, lo que aumentaremos será el riesgo de lesión además de llegar al día de las pruebas en un estado de cansancio físico y mental que nos hará rendir peor. Aquí juega un papel fundamental la planificación del entrenamiento, que debe ser supervisada o dirigida por un profesional si queremos dar lo mejor de nosotros mismos. Para ello se dividen los meses en ciclos de trabajo de tal forma que en un primer ciclo inicial se trabajará la base, con ejercicios y cargas de entrenamiento que ayuden a las diferentes estructuras del cuerpo a adaptarse al entrenamiento. Posteriormente vendrá un incremento paulatino de las cargas hacia un ciclo de trabajo específico, este será el periodo de mayor volumen y acumulación de entrenamiento, para finalizar con un ciclo que podríamos denominar competitivo que será el ciclo final de cara al día de las pruebas en el que predominará el descanso unido a trabajos muy específicos con intensidades relativamente altas pero volúmenes de entrenamiento bajos. Este ciclo servirá para asimilar todo el trabajo previo que hemos hecho y que se produzca el fénomeno llamado supercompensación mediante el cual se produce una mejora del rendimiento durante un periodo de tiempo gracias a la acumulación de trabajo previamente realiza seguida del descanso necesario.

Una planificación bien llevada a cabo es aquella en la que se hace coincidir el mejor momento de forma con la competición, es decir, que la programación sirva para conseguir nuestra mejor marca el día D a la hora H, que es cuando tiene que salir.

Os queremos mostrar unos vídeos de consejos técnicos muy útiles de cara a las pruebas y más adelante abordaremos con mayor amplitud otras cuestiones relacionadas con el entrenamiento.

Oposición a Policía – Pruebas Físicas – Dominadas

Oposición a Policía – Pruebas Físicas – El circuito de velocidad

Oposición a Policía – Pruebas Físicas – La carrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s